Mañana en la batalla: Brandon Rios vs. Mike Alvarado

****

“I know you fucking love it”
Robert García, entrenador.

Es difícil (por no decir inútil) intentar describir o incluso pretender dotar de sentido a los seis rounds que Brandon Ríos y Mike Alvarado disputaron este 13 de octubre en el Home Depot, en Carson, California. Lo que hacemos es acudir a ese repositorio lingüístico que sólo tiene sentido en el mundo de los deportes: victoria, heroísmo, coraje, valor, palabras que con el uso en cualquier ciberpublicación o nota deportiva pierden sentido apenas enunciadas. Sin duda la palabra más usada para describir peleas como esta (o como Gatti-Ward, Ward-Burton o Corrales-Castillo) es “guerra” porque resulta el atajo más cercano para describir lo que de otra manera no es posible comprender del todo: ¿por qué dos hombres querrían hacerse eso sin descanso, de todas las maneras posibles y durante doce eternos rounds?

Rios-Alvarado fue un loop continuo de violencia que terminó el momento en que Ríos mandó a su oponente contra las cuerdas gracias a un volado de derecha. De hecho fue el único momento en que uno de los dos peleadores tuvo la espalda contra las cuerdas pues los seis rounds anteriores fueron testigos de un ejercicio de violencia que tuvo lugar siempre en el centro del ring por la sencilla razón de que no había manera de que uno pudiera doblegar la voluntad del otro y acorralarlo contra las cuerdas.

primer round vio a ambos peleadores descargar su arsenal sin pensárselo dos veces. Pronto se hizo obvio que Alvarado haría un uso más inteligente del jab y que Ríos, como es usual, aplicaría la cabeza en el pecho de su oponente para desde ahí atacar el cuerpo y la cabeza con ganchos, uppercuts y ocasionales volados. Tras haber visto cómo el cubano Richard Abril había frustrado a a Ríos al dar un paso adelante cuando éste atacaba -impidiéndole así tener una posición y una distancia correcta para golpearlo-, Alvarado intentó cortar el ángulo de los golpes de Ríos. No obstante en las 140 libras las izquierdas cortas y obstaculizadas de Ríos comenzaron a dejar su marca en el rostro de Alvarado. “Pararse así no funciona. Esquiva los golpes”, dijo el entrenador a Alvarado.

En los siguientes rounds la acción continuó sin que ninguno se atreviera a dar un paso atrás. Ciertamente se trataba de una “guerra” (denme otra palabra) en la que cada uno lanzaba ganchos y uppers arriba y abajo siendo el jab de Alvarado la diferencia más notoria entre ambas estrategias.

En el quinto y sexto round Alvarado pareció afianzarse físicamente. Entonces fue apropiado recordar que esta era, de hecho, la primera pelea de Brandon Ríos en las 140 libras después de un desastroso año en las 135 durante el que los problemas de peso fueron su mayor dolor de cabeza. Durante esos dos rounds Alvarado logró crear la ilusión de dominio pero hacia el final del sexto Ríos lo conectó con el mismo volado de derecha que en el siguiente round sellaría su suerte. Sí, para quienes el año pasado presenciaron el heroísmo de Alvarado en contra de Breidis Prescott, la detención del combate pudo ser prematura. Pero fue su valentía de seguir peleando tras haber recibido un par de monstruosos golpes lo que el réferi Pat Russell tuvo como pretexto para salvaguardar su salud.

Con esta victoria Brandon Ríos nos ha condenado a seguir usando esas grandes palabras y metáforas que Hemingway tanto despreciaba y al mismo tiempo se ha colado en una de las conversaciones más atractivas en el boxeo actual, la de las 140 libras, donde campean a sus anchas Lucas Matthysse, Lamont Peterson, Amir Khan, Juan Manuel Marquez y el mismo Mike Alvarado.

de esta victoria no sé cómo podrá llamársele simplemente un “fajador”. Si no se necesita técnica y habilidad para lograr lo que logró este sábado 13 entonces el mundo es una locura. Brandon Ríos ha demostrado que es un peleador “unidimensional” por elección propia y no por una carencia de habilidad. Ha demostrado que en el espacio que un bailarín ocupa para bailar un buen danzón es capaz de lanzar combinaciones al cuerpo y la cabeza (usualmente ganchos al cuerpo seguidos de uppercuts con ambas manos) que solo un peleador con un profundo conocimiento de lo que es pelear por dentro puede ejecutar.

****

Mauricio Salvador es Director editorial de Esquina Boxeo y Director de Revista Hermano Cerdo. Se le puede encontrar en Facebook y tambien en Twitter utilizando el nombre @mauriki.

Topics: Boxeo, Boxing, Brandon Rios, JUNIOR WELTERWEIGHTS, Mike Alvarado

Want more from The Cruelest Sport?  
Subscribe to FanSided Daily for your morning fix. Enter your email and stay in the know.

TEAMFeed More The Cruelest Sport news from the Fansided Network

Hot on the Web From golf.com