Mañana en la batalla: ¿Viva México? Sobre Julio César Chávez Jr Y Saúl Álvarez

****

Este 15 de septiembre las dos superestrellas del boxeo mexicano, Julio César Chávez Jr. y Saúl Canelo Álvarez, encarnaron la narrativa que los pundits habían vaticinado: que la calidad de Sergio Martínez era un salto muy grande para Junior; y que la diferencia en peso y poder daría a Canelo una ventaja absoluta sobre Josesito López.

Pero hubo una diferencia y no se necesita ser ninguna clase de experto para apreciarla, pues lo que Martínez y Chávez llevaron a cabo dentro del ring (uno en once rounds y el otro en uno, el último) resultó más interesante, real y duradero que el simulacro protagonizado por Canelo Álvarez y Golden Boy en el lento y predecible despedazamiento que hicieron de Josesito López.

****

En el Thomas and Mack Center en Las Vegas Sergio Martínez fue todo Maravilla durante once perfectos rounds. Si había alguna duda de su invencibilidad ahí estaba frente a una multitud en su mayoría mexicana que veía cómo Martínez y Chávez se movían no solo en diferentes rings sino incluso en diferentes dimensiones.

Es cierto que Junior se caracteriza por imponer muy lentamente su fisicalidad sobre el rival, en el sentido de que una vez encontrado su tempo el ataque al cuerpo suele ser su primera inversión. Contra Martínez no se trató de un comienzo lento o de una estrategia fallida sino de algo más profundo, la ausencia total de posibilidades. Nunca en los primeros once rounds tuvo Junior una oportunidad real de lastimar a Martínez. Y si llegaba a intentarlo Martínez rápidamente le devolvía una andanada de golpes para hacerle ver que su voluntad de ataque tendría una respuesta inmediata y fulminante. Esta, junto con la habilidad de Maravilla para escapar de las cuerdas y atacar en ángulos, fue la razón por la que Chávez no pudo atacar con consistencia. No se trataba de ganas, voluntad o poder. Se trataba, sencillamente de que frente a sí tenía a un peleador que existía en otra dimensión.

Eso durante once rounds porque tras un minuto de acción en el doceavo Chávez logró hacer efectiva la única ventaja que le daba sentido a su presencia en el ring, sus 180 libras. Y para ser sinceros no parecía muy factible que Junior encontrara la manera de noquear a Martínez en el último round. Pero pasado el primer minuto Chávez lanzó un volado de derecha que hizo tambalear a su oponente. En este momento Maravilla bien pudo haber elegido la seguridad de la distancia pero siguió peleando y fue eso lo que Chávez aprovechó para conectar una derecha más seguida de un gancho de izquierda que mandó a las cuerdas y luego a la lona a un herido Martínez. Con un minuto de pelea Maravilla no hizo ningún intento por abrazar o negar la pelea. Así, durante poco menos de un minuto los aficionados atestiguaron cómo, en el boxeo, la perfección y sapiencia técnica puede ser aniquilada por el más sencillo de los argumentos, la brutalidad. Habían sido once rounds de perfección técnica y un round de auténtico caos.

****

Mientras tanto, a escasos metros del Thomas and Mack Center, Canelo Álvarez atormentaba a un valiente pero abrumado Josesito López. Había magia en el ambiente porque sin ella era imposible justificar la ausencia de competitividad.

Después de un round en el que López intentó mostrar firmeza, Canelo comenzó a conectar combinaciones que hacían retumbar cada hueso del nacido en Riverside. Cierto, López respondió a cada uno de los ataques de Canelo pero este recibía los golpes incluso con displicencia. Y una vez que Álvarez captó que su oponente no podía hacerle daño se lanzó al ataque con combinaciones tan estéticas y bien ejecutadas que sólo podían ser producto de una total confianza en la vulnerabilidad del oponente.

Así, en el tercer y cuart round Josesito se fue a la lona a causa de combinaciones rematadas con ganchos al cuerpo. Luego, en el quinto round Canelo lo llevó contra las cuerdas una vez más y lo atacó sin descanso hasta que el referí Joe Cortez detuvo la pelea.

Y cabe recordar algo. En cierta ocasión el infame ex presidente Carlos Salinas de Gortari dio con un concepto tan amplio en su estupidez y tan exacto en su contexto, que con él fue capaz de justificar los embrollos absurdos de los que se le culpaba durante una entrevista: “política-ficción”.

Y la del 15 de septiembre fue, en varios sentidos, una noche absurda y una noche de boxeo-ficción. En primer lugar por la necedad de Top Rank y Golden Boy de llevar a cabo ambas peleas el mismo día y en la misma ciudad. En segundo lugar por la idea (boxeo-ficción) de que la pelea entre Canelo Álvarez y Josesito López era competitiva e incluso importante. Quizá fue importante para Golden Boy pero para una buena parte de los aficionados fue un sencillo recordatorio de que Álvarez debe pelear con hombres de su división y no con boxeadores dos divisiones más ligeros.

En una entrevista Canelo se dijo dispuesto a enfrentar al mismísimo Diablo. Aceptemos que no lo ha hecho mal: En sus últimas peleas ha derrotado a más de un Gandalf y un Frodo en esa tierra de fantasía llamada Golden Boy.

****

Mauricio Salvador es Director editorial de Esquina Boxeo y Director de Revista Hermano Cerdo. Se le puede encontrar en Facebook y tambien en Twitter utilizando el nombre @mauriki.

Topics: Julio Cesar Chavez Jr., Saul Alvarez

Want more from The Cruelest Sport?  
Subscribe to FanSided Daily for your morning fix. Enter your email and stay in the know.

TEAMFeed More The Cruelest Sport news from the Fansided Network

Hot on the Web From golf.com